Maridaje del jamón ibérico y el vino: todo lo que tienes que saber

Maridaje del jamón ibérico y el vino: todo lo que tienes que saber

Jamón ibérico y vino. Pocas cosas hay más deliciosas para el paladar que esta maravillosa combinación propia de la gastronomía ibérica. Aquí te vamos a dar todas las claves para que aprendas cómo maridar el jamón ibérico y el vino. ¡Sigue leyendo!

EL JAMÓN IBÉRICO, UNA HISTORIA PARALELA

Para entender el vínculo que hay entre el jamón y el vino hay que remontarse a ese fenómeno cultural de expansión que surgió en todo el Mediterráneo: idas y venidas de Oriente Medio hacia Occidente.

Allá por época neolítica, los fenicios introdujeron en la Península Ibérica el antepasado del cerdo ibérico. Aunque el consumo de vino empezaba a expandirse por diversos lugares del mundo, los fenicios trajeron también avances técnicos en el cultivo de la vid, haciendo que el vino se convirtiera en un elemento de poder y solo fuera asequible para las élites.

Poco después, Hispania se convertiría en una de las grandes productoras de vino desde la República Romana hasta el Imperio Romano.  Y es que fue en época romana cuando el cultivo de la vid y la crianza del cerdo comienzan un alto grado de desarrollo. El vino era la bebida por antonomasia de Roma y se tiene constancia de que los romanos colgaban jamones en alacenas.

LA LEYENDA DEL ORIGEN DEL JAMÓN IBÉRICO

La leyenda cuenta que el jamón surgió cuando un cerdo se ahogó en un río salado y unos pastores lo asaron y descubrieron el agradable sabor de la carne salada. Sin embargo, la realidad es que las técnicas de salazón estaban muy extendidas en la antigüedad, ya que era el único método de conserva que había. Esta misma técnica de salazón es la que se utiliza hoy en día para hacer el jamón.

Tras la caída del Imperio Romano y la llegada de los visigodos, el cerdo se convirtió en uno de los platos principales de la época, así como el vino.

Es en época medieval donde quizás, podemos encontrar el origen de la combinación del vino y del jamón. Fue el rey Alfonso X “el sabio” quien dispuso en todos los mesones castellanos que no se podía servir el vino sin algo de comer. La comida que se servía junto al vino era en su mayoría embutidos, normalmente jamón.  

fragmento de copa de vino tinto con plato de jamón ibérico

¿CUÁL ES EL VINO QUE MEJOR ACOMPAÑA AL JAMÓN IBÉRICO?

Hoy en día el binomio de vino y jamón ibérico es una de las grandes propuestas que nos ofrece la gastronomía española. Pero, aunque en la actualidad existe una gran variedad de vinos y jamones, no todos casan bien.

Para saber cuál es el vino que mejor marida con el jamón, lo mejor es abrir la mente y dejar de lado la combinación por antonomasia de todo el imaginario español: el jamón y el vino tinto.

Y es que, aunque esta combinación está muy extendida, hay que tener cuidado a la hora de elegir el vino tinto que mejor encaja con el jamón. El vino tinto puede convertirse en el antagonista del jamón. Elegir un vino tinto Reserva o Gran Reserva puede ocultar los sabores tan característicos que tiene el jamón. Esto se debe a su alta tanicidad.

La tanicidad no debe combinarse con alimentos altos en grasa como el jamón, ya que mata su sabor. Sin embargo, no tenemos por qué renunciar a esa combinación de vino tinto y jamón ibérico. Si queremos tomar tinto con jamón, lo mejor será elegir un vino tinto del año o joven.

Para elegir un vino que combine bien con el jamón hay que tener en cuenta elementos como su crianza y su acidez.

Los vinos blancos o rosados tienen menor tanicidad y mayor acidez, por lo que pueden resultar una buena opción para acompañar al jamón.

Aunque existen una gran variedad de vinos en nuestra gastronomía, también existen gran variedad de jamones.

  • Para el jamón de etiqueta blanca, los vinos que mejor maridan son los vinos blancos y rosados.

  • Para los jamones de cebo, los mejores vinos que lo pueden acompañar son los tintos jóvenes.

  • Finalmente, si nuestra opción es el jamón ibérico lo mejor es acompañarlo de vinos generosos, como los vinos finos.

Un maridaje no muy conocido es con vinos espumosos como el cava. Esta puede ser una buena combinación para los jamones de bellota 100% ibéricos. Las burbujas de este tipo de vinos destruyen la grasa del jamón en la boca, por lo que puede resultar un sabor muy agradable.

CORTES DEL JAMÓN IBÉRICO Y VINOS

Otro de los elementos a tener en cuenta para poder disfrutar de esta combinación de vino y jamón, es el corte de este último, ya que los sabores pueden diferir según el corte. No es lo mismo acompañar un buen caldo con lonchas finamente cortadas que con nuestros deliciosos taquitos de jamón ibérico.

Por último, los grandes sumilleres recomiendan acompañar al jamón con vino fino o manzanilla.

Y como dice el refrán: con jamón y vino se anda mejor el camino.

Leave Your Comment